viernes, 3 de octubre de 2008

Kill Bill, Vol. 1.

A la cuarta, la venganza

Con su estructura por capítulos y sus cambios estéticos, Quentin Tarantino nos lleva, una vez más de viaje haciendo homenaje a algunos de sus mitos e introduciendo ciertos guiños de freakismo. Logra sorprender a los espectadores con un ritmo trepidante y un uso de recursos inimaginable. Durante todo el largometraje Tarantino juega con las elipsis temporales a las que ya nos tiene acostumbrados tras el rocambolesco montaje de Pulp Fiction.

Tan sólo comenzar dedica los primeros minutos de la proyección a una ensangrentada Novia (Uma Thurman) conocida también como la Mamba Negra. Esta escena la coprotagoniza su odiado Bill, del que sólo vemos las botas y un pañuelo con el nombre bordado, al más puro estilo “Ángeles de Charlie”.

El proverbio Klingon, uno de sus guiños, “la venganza es un plato que se sirve mejor frío” dirigirá todas las acciones de la protagonista. En cada capítulo el afamado director y guionista nos narrará en diferentes formatos la historia utilizando la animación, el blanco y negro y las sombras chinescas para darles un toque exótico y menos sangriento a la acción. Por todos es sabido que el rojo de la sangre altera el ánimo, qué mejor que suavizar este efecto pasando las imagénes en blanco y negro.

La estética, las elipsis y demás recursos audiovisuales van acompañados de una exquisita banda sonora, predominante en los momentos de acción. Nadie se podía imaginar que unas guitarras españolas casaran tan bien con una lucha de samurais en un jardin zen, dándole incluso “aires de toreo” a la lucha.

En esta primera entrega abundan las artes marciales a las que rinde homenaje en el capítulo final al utilizar un mono amarillo como el que lució Bruce Lee en la mítica película Jugando con la muerte.

Se ha discutido mucho sobre la originalidad, y calidad, de esta película puesto que abundan los calcos de escenas y personajes. Aun así Tarantino consigue la comunión de múltiples recursos narrativos y visuales haciendo las delicias de sus seguidores y generando en cualquier espectador altas expectativas sobre el segundo volumen.


5 comentarios:

Inés dijo...

Totalment d'acord, amb aquesta peli vaig tornar a creure en Tarantino

David Alsina dijo...

Jo mai he deixat de creure en Tarantino, totes les seves pel·lícules em semblen fantàstiques.

Jordi Sánchez Navarro dijo...

¿Se ha discutido mucho sobre la calidad de la película? Más datos, por favor. ¿Quién y porqué la ha discutido? Es que a mí me parece indiscutible.
Bien por la crítica.

Oriol.Robleda dijo...

Per mi, si aquesta pel.lícula la roda un director espanyol amb Ingrid Rubio de protagonista tenim simplement una peça surrealista i folclòrica com el dia de la bestia.Res més. Crec que els directors de culte tenen un problema, la voluntat de creure en tota la seva obra a vegades més enllà de la seva verdadera qualitat.

Ewig dijo...

Acabo de veure els comentaris. Jo mai he deixat de creure en Tarantino; m'agrada el seu estil. Però quan va sortir la pel.lícula, ara ja fa uns anyets hi havia qui parlava d'un videoclip, sense veure-li cap gràcia a l'argument, ni a la temàtica, ni als protagonistes,... Simplificant-la a una història violenta sense cap ni peus. No tothom veu a Tarantino com a un bon director.
Ara mateix no tinc dades sobre els detractors, però segur que hi ha uns quants.