jueves, 30 de octubre de 2008

REFLEJOS



Título original: Mirrors.
Dirección: Alexandre Aja.
País: USA.
Año: 2008.
Duración: 110 min.
Género: Terror, thriller sobrenatural.
Intérpretes: Kiefer Sutherland (Ben Carson), Paula Patton (Amy Carson), Amy Smart (Angela Carson), Cameron Boyce (Michael Carson), Erica Gluck (Daisy Carson), Jason Flemyng (Larry Byrne).
Distribuidora: Hispano Foxfilm.

El cine asitático de terror está demostrando ser un aunténtico filón para Hollywood. Y cuando el binomio del cine de género se completa con el rostro de una estrella televisiva (en este caso Kiefer Sutherland, actor redimido gracias a su papel de Jack Bauer en la serie 24) el éxito parece estar garantizado.


Reflejos, película que inauguró la última edición del Festival Internacional de Cinema de Catalunya, es el remake de Into the mirror, filme surcoreano que también se presentó en Sitges, aunque en la edición de 2003. La dirección corre a cargo del galo Alexandre Aja quien, tras debutar con Alta tensión (película que se alzó con los galardones de Mejor Película y Mejor Dirección en el Festival de Sitges -esta vez en 2004-), cruzó el charco para ponerse tras la cámara en la nueva versión de Las colinas tienen ojos.

En su nuevo proyecto la historia se desarrolla en la ciudad de Nueva York. Kiefer Sutherland interpreta a un policía suspendido a raíz de un tiroteo que vive una importante crisis personal. Mientras espera que se resuelva el expediente sancionador para poder reincorporarse al cuerpo acepta un trabajo de vigilante nocturno en un antiguo centro comercial abandonado tras un trágico incendio. Pronto descubre que algo maléfico se esconde dentro de los cientos de espejos que hay en el edificio, dispuesto a destruir todo aquello que le importa.

Deliberado o no, el filme es un guiño constante a los grandes clásicos del género: desde Amytiville, pasando por Poltergeist y El Resplandor, con una pizca de El Exorcista y Re-Animator. No falta ninguno de los clichés que cabría esperar en este tipo de películas: tétricos hospitales, niños con expresión ausente, personas poseídas, monjas de aspecto inquientante y casas encantadas...
Reflejos, por tanto, ni sorprende ni innova. Estéticamente, se aleja de la elegancia visual de otros remakes del estilo (como La señal o El grito) y cae con frecuencia en excesos efectistas que ahondan más en la náusea fácil que en la angustia psicológica de "lo que no se ve" (algo que tan buenos resultados le ha dado a la saga de Saw). La película desaprovecha de este modo la oportunidad de empatizar con nuestros miedos generando esa inquietud e intranquilidad que consigue que el espectador se sienta incómodo durante el visionado. Gran parte de responsabilidad cabría achacársela al propio Sutherland, razonablemente sólido en los momentos de mayor dramatismo y presión psicológica, pero que no alcanza a transmitir auténtico terror ante lo que los reflejos le muestran. Narrativamente, además, resulta errática (sobre todo en su desenlace) y cuenta con alguna que otra acrobacia argumental difícil de tragar.

La truculencia de las escenas, junto con un guión que cumple su propósito de mantener el interés por la historia y un final bien resuelto (argumental y, sobre todo, visualmente), son las claves para comprender por qué la cinta ha recaudado más de 30 millones en la taquilla estadounidense y ya ha superado la barrera de los tres y medio en España. Pero digamos que le corresponde a cada uno la decisión de si es una película de butaca, sofá o siesta.
Elena Neira

3 comentarios:

Nuria F. dijo...

Felicidades Elena. Yo no he visto la película, pero con tu crítica tengo todos los datos que necesito para decidir si debo verla o no, ¡y sin necesidad de revelar más de lo necesario del argumento! Magnífica crítica, si señor.

E.N.B dijo...

Gracias por tus palabras, Nuria... Lo cierto es que, a pesar de todos los topicazos de la peli es "soportable", sobre todo teniendo en cuenta los bodrios que hay ahora mismo en cartelera...
Un abrazo

J.C.Alonso dijo...

Hola, E.N:B: no soy un gran fan del nuevo miedo, a base de remakes orientales, pero he reconocer que esta "peli" me puso los pelos de escarpias. Kiefer Sutherland está muy bien en su papel y la música: insuperable. Javier Navarrete, se lo rifan en la montaña de las vanidades. La versión y los mixes de "Asturias"del maestro Albéniz están "sembraos". Habrá que vigilar al Sr. Aja. Un saludo, J.C.