miércoles, 8 de octubre de 2008

LA HISTORIA QUE CAUTIVÓ A SEAN PENN


Título: HACIA RUTAS SALVAJES
Título original: Into the Wild
Dirección: Sean Penn
País: Estados Unidos
Año: 2007
Duración: 140 min.
Reparto: Brian Dierker, Vince Vaughn, Marcia Gay Harden, Hal Holbrook, Kristen Stewart, Emile Hirsch, William Hurt, Jena Malone, Catherine Keener
Guión: Sean Penn




Tras graduarse en el año 90, Chris MacCandless, un joven de 24 años hijo de una adinerada familia de la Coste Este estadounidense, donó a una organización benéfica los 24.000 dólares que tenía ahorrados, abandonó su coche y la mayor parte de sus pertenencias y quemó todo el dinero que llevaba en los bolsillos. Se inventó una nueva identidad (Alexander Supertramp) y anduvo vagando durante dos años en busca de experiencias en comunión total con la naturaleza. La familia no supo nada de su paradero hasta que sus restos aparecieron en Alaska dos años después, en un autobús abandonado que los cazadores de la zona utilizaban como refugio. Las notas del propio McCandless, junto con los resultados de la autopsia, revelaron que el joven había muerto de inanición. El escritor Jon Krakauer documentó el periplo de este muchacho en el bestséller Hacia rutas salvajes. La adaptación cinematográfica, que ha ganado varios de los premios más importantes del circuito independiente es, en definitiva, un nuevo homenaje a esta historia.

La cinta es, ante todo, el relato de un anhelo. No sólo el de su protagonista sino también el del propio Sean Penn quien, tras devorar el libro dos veces en dos días, se movilizó para adquirir los derechos. Tras diez años de duras negociaciones y contando ya con el beneplácito de la familia, Penn se coloca por cuarta vez tras la cámara y aborda la difícil tarea de reconstruir la corta vida de McCandless. ¿Por qué un chico recién graduado decidió cortar los lazos con la civilización y desaparecer en una región inhóspita? ¿Era un intrépido idealista o un loco ingenuo? ¿Por qué impresionó tanto a todos aquellos que se cruzaron en su camino?

En el filme, biopic, roadmovie y drama naturalista a partes iguales, Penn, rodeado de un equipo técnico de lujo, narra la odisea de McCandless con un impecable código audiovisual. Las sobrecogedoras panorámicas, el mosaico de voces en off y la desgarradora banda sonora de Eddie Vedder dan lugar a un sinfín de metáforas sobre la felicidad sin ataduras y la obsesiva seducción ante la grandiosidad de la naturaleza. Sin embargo, en ocasiones resulta excesivamente épica tanto en su planteamiento como en la duración de sus escenas, absurdamente poética y sutil (pasando de puntillas, por ejemplo, por la desesperación de la familia ante la desaparición de su hijo) e innecesariamente efectista (sobre todo en las escenas finales del famélico protagonista).

La habilidad de Penn tras la cámara también permite pasar por alto los fallos en la estructura narrativa, que en ocasiones llega a confundirse con un documental. Es aquí donde las brillantes interpretaciones de Emile Hirsch, Marcia Gay Harden, William Hurt y Hol Holbrook (nominado al Óscar como mejor actor secundario) vienen al rescate, consiguendo que los sentimientos trasciendan en magnitud a los escenarios y logrando conmovernos incluso sabiendo el desenlace de antemano.

Hacia rutas salvajes es, ante todo, una película hermosa y emotiva. A pesar de ser el relato de una tragedia es, al mismo tiempo, un canto a la vida, una invitación a la liberación de esa pesada mochila de mentalidad occidental y a abrazar el sentido más puro de nuestra existencia.



Elena Neira

3 comentarios:

J.C.Alonso dijo...

Querida Elena; a mí esta película me gusto mucho, pero podría haber sido mejor película...La fotografía es del gran Eric Gautier, excelente, profesional galo(un estilo muy similar a "Diarios de Motocicleta") y la banda sonora, extraordinaria, Eddie Vedder, impoluta. Luego, este chaval,Emile Hirsch, que va ser un actor a vigilar(te recomiendo un trabajo de luxe en "Alpha Dog" de Cassavetes Jr.). Buena elección,la tuya, a veces me gustaría hacer lo que hizo el "prota" pero soy demasiado hedonista. Un saludo, J.C. Alonso

E.N.B dijo...

Hola Juan Carlos:

Pues, en caso de que no lo hayas hecho ya, te recomiendo que leas el libro de Krakauer. Creo que muy pocas personas habrían podido explicar la historia de Chris McCandless con el respeto y la admiración que demuestra... Este autor también tiene otro título (Mal de Altura) sobre una de las expediciones que hizo al Everest que te deja petrificado emocionalmente...
Un saludo

Jordi Sánchez Navarro dijo...

Mucho nivel veo por aquí. Gracias por la crítica y por los comentarios posteriores.