sábado, 11 de octubre de 2008

Vinyan

Director: Fabrice du Welz

Guión: Fabrice du Welz, Oliver Blackburn, David Greig

Intérpretes: Emmanuelle Béart, Rufus Sewell, Julie Dreyfus.

Género: Terror

País: Bélgica

Año: 2008

En el Festival de cine de Sitges cada año se presentan películas innovadoras de cine fantástico y otras no tanto…Sin duda, Vinyan es una de las películas que satisfacen a los más hambrientos de cine en estado puro, con claras reminiscencias del cine de terror de los años 70.

La historia habla de Paul y Janet Behmer, un matrimonio que se encuentra en Bangkok, intentando afrontar la pérdida de su hijo por culpa de un Tsunami. Alentada por el hecho de que el cadáver de su hijo no ha sido recuperado, Janet se aferra a la tenue esperanza de que hayan secuestrado a su hijo en la confusión posterior a la catástrofe y se encuentre vivo en otro pais. Buscando a alguien que pueda ejercer de guía dentro del submundo marginal de Tailandia, la pareja conocerá al misterioso Sr. Gao, que los llevará hasta Rangog, donde unos mercenarios les suministrarán una barca para explorar las infestadas costas donde moran los piratas. Lentamente, se perderán en una extraña selva repleta de niños, Paul aceptando que su hijo no esta vivo, y se han estado intentando aprovechar de su dinero. Janet, sin embargo, alimenta sus monstruos internos convencida de que su hijo esta vivo, y se empeña en recuperarlo de una manera u otra.

La historia se entrelaza sutilmente, aunque hacia la mitad de la película sucumbe a la inercia y el ritmo se vuelve lento, un final inesperado y muy creativo le devuelve el interés al espectador y le deja un buen sabor de boca. Lo mejor sin duda es la actuación de Emmanuelle Béart, que interpreta a la señora Behmer con gran maestria y sutileza, de tal manera, que no sabemos en que punto de la historia pasa de ser una madre desesperada a ser una mujer totalmente demente. Es ella y ese aura aterradora y siniestra de la isla de los niños lo que más se disfruta de la película.

Eva Rubio Sánchez

1 comentario:

NANDO BERMEJO dijo...

Pese a las críticas negativas que oí, la película me resultó interesante, y el uso que se hace del sonido envolvente y enloquecedor. No se si la habrás visto, pero me recordó muchísimo a La última ola, del australiano Peter Weir.