jueves, 20 de noviembre de 2008

El internado (Laguna Negra)

Intérpretes: Luis Merlo, Natalia Millán, Amparo Baró, Marta Torné, Martín Rivas, Yon González, Ana de Armas, Elena Furiase, Daniel Retuerta, Blanca Suárez.
Año: 2007-2008
País: España
Duración: 75 minutos por capítulo
Productora: Globomedia
Cadena de tv: Antena 3

El género de ficción en la televisión, aunque eficiente en cuanto audiencias (como con el caso de “Cuéntame”, “Hospital central”, o “Sin tetas no hay paraíso”) andaba algo de capa caída en cuanto a ideas originales. Sin embargo, el año pasado surgió una serie de misterio, suspense y relaciones sentimentales que revoluciono el panorama televisivo. La serie trata sobre la “Laguna Negra”, un elitista internado al que envían sus hijos las familias más ricas del país. Entre los alumnos nuevos se encuentran Marcos y su hermana Paula, que se han quedado huérfanos al naufragar el barco en que navegaban sus padres. Héctor, el director del internado, se hace cargo de ellos como tutor legal.
En el internado, Marcos hará nuevos amigos, con los que descubre que la desaparición de sus padres no fue casual, y que su vida y la de su hermana aun esta en peligro. No sólo es él quien tiene relación con la oscura historia de el Internado, pues Héctor también esconde sus propios secretos, así como el resto de profesores.
La serie entrelaza varias tramas que desconciertan al espectador, y a la respuesta de los interragontes que se abren en cada capítulo, se añaden nuevos interrogantes.
Esta producción de Globomedia es actualmente una de las más caras de la televisión española, pues cuenta con diversos decorados, una gran producción, muchos personajes y escenas de vértigo.
Aunque a la serie le costó arrancar, cada capítulo ofrece historias más interesantes y un mejor ritmo, que hacen que el espectador no sólo se interese por el misterio principal, sino que acabe descubriendo nuevas joyas de esta serie.
Lo mejor de la serie es el nuevo formato con flashforwards que nos avanza que les ha ido pasando a los personajes. Esta fórmula innovadora (ya utilizada en series como Perdidos) nos permite tener más claves en la compleja historia que encierran las frías paredes de el internado, sin acabar de relevar que pasó en verdad.
Lo peor de la serie es la trama infantil, algo repetitiva, ñoña y lenta. Pese al buen hacer de los actores que suelen estar relacionados con la historia de los niños, en especial Luis Merlo, esta retrasa el ritmo de la serie.

No hay comentarios: