jueves, 20 de noviembre de 2008

El jefe de todo esto


Título original: Direktøren for det hele

Dirección y guión: Lars Von Trier

País: Dinamarca

Año: 2006

Reparto: Jens Albinus, Peter Gantzler, Louise Mieritz, Iben Hjejle, Henrik Prip,...



Sentía mucha curiosidad por ver esta primera incursión del director danés Lars Von Trier en el mundo de la comedia. Von Trier, uno de los creadores del movimiento Dogma 95 y conocido especialmente por sus dramas (Rompiendo las Olas, Bailar en la Oscuridad o Dogville) sorprendió a muchos anunciando el rodaje de El jefe de todo esto.

Esta comedia ácida se centra en las relaciones personales y sociales que se producen en un contexto determinado, en este caso, una empresa tecnológica. El verdadero director de la empresa, que la creó sin revelar a sus compañeros que era el propietario, contrata a un actor para que se haga pasar por el “jefe” durante un tiempo determinado. Este ingenioso punto de partida se desarrolla brillantemente, dando lugar a disparatadas situaciones en las que el actor que interpreta al falso jefe (un estupendo Jens Albinus, que ha participado en muchas de las películas de Von Trier) cada vez se implica más con su personaje.

El film tiene una estética parecida al Dogma pero creada con una técnica nueva: el Automavision. Se trata de un sistema en que, una vez elegido el lugar donde se situará la cámara, un programa informático elabora una serie de parámetros para corregir el plano de inicio y obtener el plano final, consiguiendo de este modo el encuadre de una forma aleatoria. Esto provoca que el film tenga fragmentos que parecen mal encuadrados, con personajes cortados o descentrados: con esto, sumado al minimalismo escénico, se consiguen unas imágenes muy cercanas a la publicidad (en algunos momentos, creí que estaba viendo un anuncio de un coche).

Una película original y divertida, que está lejos de ser una comedia convencional, y que nos demuestra que el verdadero jefe de todo esto es el mismo Lars Von Trier (que aparece en la película, a modo de voz en off, como creador invisible pero omnipresente).

No hay comentarios: