jueves, 20 de noviembre de 2008





Eternal Sunshine of the Spotless mind (Olvídate de mi!!!!!!!!)
Michel Gondry 2004.


A menudo sucede que el genero romántico en el cine suele tener un componente edulcorado que estropea cualquier historia posible. No sucede lo mismo con Olvídate de mi!, el segundo film de Michel Gondry. El original director de videoclips ( ha sido el responsable de alguno de los videos de Björk o Radiohead por poner dos ejemplos) saltó al cine con Human nature junto uno de los guionistas mas talentosos del momento Charlie Kaufman. En su segunda colaboración, Olvidate de mi ( la traduccion del titulo en español no es muy acertada) director y guionista nos proponen una interesante historia de amor o desamor, según como se mire. Tras romper con Clementine, Joel, un tipo introvertido y solitario, descubre que ésta ha acudido a una novedosa clínica para que borren de su memoria su relación. Enfadado por la decisión de Clementine, decide hacer lo mismo que ella, pero durante el proceso de borrado se da cuenta que necesita conservar los buenos momentos que compartieron. Es entonces que emprende un recorrido a través de sus recuerdos para intentar escapar del olvido absoluto.






Kaufman recurre de nuevo al estereotipo de personaje que nos mostró en sus colaboraciones con Spike Jonze, otro de los directores más interesantes del momento. Tal y como ya hizo en Como ser John Malkovich o Adapted ( El ladrón de orquídeas) , Kaufman retoma el estereotipo de personaje que ya nos presentó en los films mencionados. Una vez más el personaje principal , interpretado por un irreconocible y magnifico Jim Carrey, es un tipo gris e introvertido pero con una personalidad creativa que tan solo sale a la luz a partir de la irrupción del personaje femenino. Joel es un hombre reservado, que solo explica su vida en su particular diario personal, aunque en ciertos momentos podemos escuchar la voz en off del protagonista que nos dará más de detalles sobre su personalidad. En cambio podemos decir que Clementine, interpretada por una mas que convincente Kate Winslet, es todo lo contrario, es impulsiva y verborreica, y es el catalizador que hace que Joel salga de su vida en la sombra. Su historia de amor no dejará de ser un laberíntico paseo edificado a partir de continuos saltos en el tiempo. Por otro lado la puesta en escena no podría ser nada mas y nada menos que puro Gondry. En Olvídate de mi! el director utiliza una estética naïf muy característica de sus construcciones cinematográficas así como un original montaje, que otorgan a la historia de la calidez requerida. Destaquemos también la ausencia de efectos especiales que dan un aire artesanal al film. Todos estos elementos hacen que esta película sea mas que recomendable sobretodo para todos aquellos que deseen ver una buena historia contada de una manera diferente.

No hay comentarios: