domingo, 16 de noviembre de 2008

TERESA, EL CUERPO DE CRISTO: CUANDO LA FE DE LA MUJER PUEDE CON EL PODER DEL HOMBRE
















Dirección y guión:
Ray Loriga.
Países:
España, Reino Unido y Francia.
Año: 2007.
Duración: 97 min.
Género: Drama.
Interpretación: Paz Vega (Santa Teresa de Jesús), Leonor Watling (doña Guiomar de Ulloa), Geraldine Chaplin (priora del convento), José Luis Gómez (fray Pedro de Alcántara), Eusebio Poncela (Gaspar Daza), Álvaro de Luna (padre de Santa Teresa), Paula Errando (Juana), Ángel de Andrés (obispo de Toledo), Amparo Valle (Mari Briceño), Javier Mejía (Francisco de Borja).




Este film relata parte de la vida de Santa Teresa de Jesús o Teresa de Ávila, una monja que tenía visiones con Jesucristo y que trató bajo todos los medios realizar las peticiones de este demostrando su gran valentía. Aún así, el director, Ray Loriga, construye la película basándose en las experiencias que más que convenían, y no fiel a la vida de la santa, para conseguir un largometraje más comercial.

El director, Ray Loriga, otro valiente como Teresa de Jesús. Su trayectoria se basa en la escritura y algunos guiones cinematográficos. Sólo dos películas en su haber: “La pistola de mi hermano” y “Teresa, el cuerpo de Cristo”.

Muchas de las críticas de “La pistola de mi hermano” argumentan que el film está vacío, que su estilo no acaba de cuajar, con diálogos imposibles y que es demasiado pretencioso para un director novel. Si algo tiene en común estos films es que, en las dos películas, los protagonistas son personas perturbadas aunque valientes, solitarias, pretenciosas y puede que altivas, que creen que están por encima del resto sin pesanr en sus consecuencias. Tal vez en “Teresa, el cuerpo de Cristo” el director tenga más pensados todos los pasos que debe dar para que el film sea más admirado y pasa de un estilo grounge al clásico.

En “Teresa, el cuerpo de Cristo” la fotografía es bellísima, cada plano es un cuadro y su vestuario y localizaciones están conseguidos. Lo que sí hay que destacar y lo que no logra el director es que, a pesar de tratarse de un drama cargado de sentimiento y emoción y de que la película acaba enganchando al espectador, no suscita esas emociones al público. Las causas pueden ser varias: la interpretación de Paz Vega como Teresa (la cual debería estar más atenta a su vocalización), una muerte repleta de ficción de la protagonista con resucitación incluida, el tipo de personaje que nunca decae demostrando su fortaleza o que no cuadran las apariciones de Teresa con sus objetivos ya que ella tiene visiones eróticas que no tienen nada que ver con su fin.

Ray Loriga aprovecha este personaje histórico para darnos a conocer el poder de la fe y la lucha por lo que uno quiere y más siendo mujer, como también pasa hoy en día. Teresa no se achica ante nada: juicios, un mundo controlado por hombres, el poder de la iglesia y su afán por enriquecerse a pesar de no seguir sus criterios, las clases sociales dentro y fuera de la iglesia. Que hay que ser capaz de morir por los sueños, estar en contra de las injusticias aunque te tengas que enfrentarte a la autoridad, como esta fortaleza crea envidias y seguidores, aunque estos sean minoritarios y que lo imposible se puede conseguir con lucha y sufrimiento, sólo hay que quererlo de verdad.


No hay comentarios: