domingo, 14 de diciembre de 2008

AFLICCIÓN: CUANDO NO SE PUEDE IR CONTRA NATURA

Aflicción” es un film de Paul Scharder, basada en la novela de Russell Banks, donde vuelve a mostrarnos las miserias de la raza humana envuelto en un thriller.

Wade Whitehouse (Nick Nolte) es un agente local de un pueblo pequeño y tranquilo pero su alma está atormentada por la dura infancia que sufrió. Un día, mientras un dirigente sindical se desplaza al pueblo a cazar muere de un disparo por accidente. Wade (Nick Nolte) sospecha que no ha sido un accidente sino que alguien estaba interesado en matarlo y a partir de ese momento investiga para conseguir solucionar el caso sin resultado.

A pesar de ser un thriller, Paul Scharder lo utiliza para volver a reflejar la parte más oscura del ser humano y reflejar los dramas familiares. Wade, el protagonista, es un hombre maltratado por su padre durante toda su vida, abandonado por su mujer, despreciado por su hija, no sabe hacer otra cosa que alejar a los suyos de su lado ya que sólo conoce y sabe actuar tal y como ha vivido, con la falta de afecto y las continuas humillaciones. Wade quiere cambiar, quiere demostrar que no es como su padre pero no deja de resurgir el trauma de su infancia y, poco a poco y sin poder evitarlo, cada vez se parece más a ese hombre que odia, su padre.

Wade es un hombre perturbado que culpa a los otros por sus errores, que no admite que le lleven la contraria y que sólo es premiado por su padre en el instante que pega a su pequeña hija. Su único apoyo es la camarera del pueblo, la única persona que lo ama y que piensa que no es como su padre. Pero incluso ella le abandona tras ver que la situación es insostenible. Un hombre que quiere ser bueno, que quiere ser un héroe tras averiguar un supuesto asesinato, que quiere ser aceptado y necesitado por los demás pero su temperamento impulsivo no lo permite. Un hombre que lucha por no parecerse a su padre, que no quiere estar solo ni ser un desgraciado pero que sus actos lo alejan de sus propósitos y cada vez lo acercan más a su progenitor. Una persona que quiere ser aceptado pero sólo consigue respecto a los demás distancia y desconfianza, el miedo.

Su estilo trascendental también está plasmado en “Aflicción”. El detalle de las pequeñas cosas cotidianas, la visión monocular del protagonista (el film está plasmado bajo el prisma de Wade. No nos muestra la realidad sino su realidad. Como en otros de sus films lo que vemos está en la cabeza de Wade.), llevar la situación a un punto insostenible, destruir la comprensión que podamos sentir del protagonista y así llegar a un nivel poético.

También hay que destacar los escenarios que son tan fríos, tan muertos y tan solitarios como el protagonista y su situación. Las gélidas montañas envuelven a un pueblo aislado, donde nadie con un poco de cordura querría vivir. Un pueblo donde, quien más o quien menos desearía marchar .

Paul Schrader vuelve a sorprender con un film para enseñarnos la existencia de lo más oculto y oscuro del alma de las personas. Un film donde la participación de Nick Nolte y James Coburn consiguieron un Oscar almejor actor secundario y la espiga de oro al mejor actor y mejor fotografía en el Festival de Valladolid.




2 comentarios:

J.C.Alonso dijo...

Querida Inés; acabo de ver tu crítica: me gusta. Echa un vistazo por arriba que al enchufarme al blog me encontrado con la de Nuria y como habéis escogido la misma película; pues doble felicitación. Léete lo que he opinado sobre la misma, pues el mensaje es igual para tí. Un beso, que las dos me habéis subido la tarde por elegir esta obra maestra. J.C.A

Inés dijo...

Hombre querido JC. Que bueno saber de ti!!! Siempre es un placer leerte. Felices fiestas.