martes, 9 de diciembre de 2008

Canción de cuna para un cadáver. Robert Aldrich 1964.





Hush… Hush, Sweet Charlotte (1964)




Director: Robert Aldrich / Guión: Henry Farrell, Lukas Heller / Intérpretes: Bette Davis, Olivia de Havilland, Joseph Cotten, Agnes Moorehead, Cecil Kellaway, Victor Buono, Mary Astor, Wesley Addy

Tras haber dirigido a Bette Davis y Joan Crawford en el clásico Que fue de baby Jane? (1962), Robert Aldrich reunió a la mayoría del equipo, incluida la misma Davis, para adentrarse de nuevo en el terror psicológico con Canción de cuna para un cadáver (Hush...hush sweet Charlotte, 1964). La historia se centra en Charlotte, una mujer de mediana edad que vive recluida en la antigua casa familiar atormentada por el asesinato de su amante treinta años atrás y por las miradas acusadoras de sus vecinos. Ante la inminente expropiación de la casa , Charlotte llama a su prima Miriam para que le ayude a evitar el desalojo. Sin embargo con la llegada de ésta se desencadenan una serie de sucesos que harán revivir a Charlotte los trágicos acontecimientos del pasado.
Aldrich vuelve a retomar con esta película los mismos temas que ya había tratado en Que fue de baby Jane? formando lo que podemos considerar un díptico sobre la locura, el odio y la decadencia de la moral humana. A parte de compartir temáticas, a las dos películas les unen otros elementos. En primer lugar el peso principal del film esta llevado por un extraordinario duelo interpretativo entre dos grandes actrices, Bette Davis y Olivia de Havilland, aunque en esta ocasión comparten la trama con otros actores como Joseph Cotten y Mary Astor. De nuevo la casa, el escenario principal, es un personaje dentro de la trama. Como ya sucedía en Qué fue de baby jane? la casa, oscura y decadente, es la prisión y el lugar donde se esconden los más profundos secretos de los protagonistas y donde se desencadena la gran tragedia. Por otro lado Aldrich utiliza de nuevo el blanco y el negro para dotar las secuencias de mayor tenebrosidad, jugando con acierto con las sombras para ocultar los aspectos mas enigmaticos de los personajes, en lo que podemos considerar una buena puesta en escena. La película también se vertebra en un tema musical principal para recordar el pasado esplendoroso del personaje principal. Si en el anterior film el tema cantado por Baby Jane I've written a letter to daddy era recurrente para mostrarnos la decadencia personal de la antigua estrella infantil, en Canción de cuna para un cadáver ocurre lo mismo. La canción que enhebra la historia es Hush, hush sweet Charlotte siendo utilizada de diferentes maneras, desde la forma más melancólica para recordar el antiguo amor de Charlotte hasta la más fantasmagorica que nos acerca a la demencia de la protagonista.
En cuanto a los personajes Charlotte recuerda desmesuradamente a la Jane del anterior film de Aldrich. Por un lado Davis interpreta a una mujer ligada estrechamente a su pasado factor que le provoca estar más cerca de la locura que de la razón. Por otro, tanto el vestuario como su comportamiento pueril o su gestualidad , provocan un recuerdo más que evidente de su personaje anterior. En cuanto a la otra protagonista, Olivia de Havilland, podemos verla en otro registro muy alejado de sus papeles más cándidos que le dieron la popularidad.
En definitiva ,si bien Canción de cuna para un cadáver no aporta nada nuevo a la filmografiía de su director, es una de las últimas oportunidades para ver una película repleta de buenas interpretaciones del pasado glorioso de Hollywood.

1 comentario:

NANDO BERMEJO dijo...

Coincido contigo en que Canción de cuna para un cadáver no aporta nada en la filmografía de Aldrich. Pese a que aguanta, el film es un intento descarado por parte del director de aprovechar el tirón de ¿Qué fue de Baby Jane? (para mía una Obra maestra, con una Betty Davis sencillamente escalofriante). Tal fue la perseverancia de Aldrich en explotar el clima creado en Baby Jane, que a finales de los 60 produjo una película de similar calado titulada ¿Qué fue de tía Alice?, un film anecdótico sólo recomendado a los fans inondicionales de Aldrich.
Saludos!!!!