martes, 9 de diciembre de 2008

LOS CUATROCIENTOS GOLPES





Director: François Truffaut
Guión: Marcel Moussy, François Truffaut
Reparto: Jean-Pierre Léaud, Claire Maurier, Albert Rémy, Guy Decomble, Georges Flamant, Patrick Auffay
Música: Jean Constantin
Año: 1959
País: Francia





El protagonista de esta historia es un chico llamado Antoine Doinel, tiene doce años y vive en un pequeño apartamento junto con sus padres. Tiene una buena relación con ellos aunque se siente en parte desplazado por su madre debido a la actitud de ésta y la forma que tiene de tratarlo. Antoine va a la escuela como todos los chicos de su edad y allí se topa diariamente con un profesor duro de pelar, exigente y autoritario. Un buen día el profesor castiga a Antoine y éste por no cumplirlo decide no asistir a clase al día siguiente con uno de sus amigos, René. Finalmente Antoine vuelve a la escuela al día siguiente e inventa una excusa para explicar su ausencia el día anterior. A partir de aquí tanto el colegio como sus padres se cierran en banda contra él y deciden estos últimos ponerse serios y le envían a un reformatorio. Todo esto tras travesuras varias del chico. Pero al final Antoine se sale con la suya, en un descuido escapa y comienza una carrera hasta llegar a una playa y ver por primera vez el mar, lo que siempre había soñado.

El chico que se nos presenta en la película no es simplemente un pillo, aunque el resto de los personajes como el profesor y sus padres lo muestren así. Tiene inquietudes, le gusta la lectura y es “responsable” en la medida que lo es un niño de doce años. Antoine se presenta valiente y decidido, unas cualidades que muestra sin derroche pero que están ahí, detrás de esa mirada penetrante. Aún haciendo travesuras y cometiendo algún delito, como el “robo” de la máquina de escribir, demuestra que tiene unos principios y es en cierta medida consecuente con ellos. De hecho, le pillan devolviendo la máquina porque no le había podido sacar rentabilidad.

Se trata de una película cuyo hilo conductor son los sentimientos de este niño, Antoine, genialmente interpretado por Jean-Pierre Léaud. Éste es un clásico, un film que está en la historia de la Nouvelle Vague francesa. No defraudará a quien la vea y se deje llevar por el carisma y ese modo de hacer de su autor, François Truffaut.


No hay comentarios: